Foto del articuloMarca… Producto… Marketing… Usuario… En mi opinión esta es una línea temporal que ha quedado obsoleta. Hasta hace poco un cliente simplemente era una persona que realizaba la compra de un producto o servicio y las marcas se limitaban a realizar campañas generales sin pensar que no todos somos iguales y sin escuchar lo que decía la gente sobre ellas.

Esto debe cambiar y cualquier empresa que quiera destacar del resto tiene que empezar a escuchar lo que se dice sobre su marca, producto o servicio. Hoy en día con las posibilidades que da internet y sobretodo las redes sociales es muy fácil saber qué opinamos, ¿cuantas veces has visto a algún conocido publicar en Facebook, Twitter, Google+ o cualquier otra red un mensaje recomendando o no alguna cosa? ¿Cuántas veces has comprado algo basado en la recomendación de un amigo o familiar? Seguramente la respuesta a estas preguntas sea: muchas. Entonces ¿qué debe hacer una empresa? Pues fácil, escuchar y actuar en base a todas esas opiniones, sean buenas o malas

El mundo del marketing está evolucionando hacia formas más sociales, más personales, si te interesa puedes leer este articulo donde hablo de esta evolución, igual que la atención al cliente. El boca a boca cada vez es más importante a la hora de tomar decisiones sobre la compra de algún producto o servicio y aquí es donde una marca debe diferenciarse

He dedicado 7 años de mi vida al mundo de las ventas y basándome en esa experiencia junto con mi lado de cliente os doy estas cuatro claves para mantener los clientes actuales, conseguir nuevos y convertirlos en fans incondicionales

Te puede interesar:  Las 3 reglas del nuevo marketing

  • Despertar interés: El primer paso para tener éxito. Tienes que conseguir que la gente hable de tu producto, despertar su deseo, que quiera conocerlo, que lo difunda y lo comparta con sus contactos
  • Generar confianza: Una vez consigues un producto atractivo y deseable el siguiente paso, y para mi imprescindible, es generar confianza. Esta es la base de las ventas, si confío en ti compraré, en caso contrario por mucho que me interese tu producto buscaré otras opciones. No olvides que el mercado está lleno de alternativas
  • Escuchar y conversar: Llegados aquí ya has hecho la venta, ahora depende de ti que siga siendo fiel a tu marca o no. Escucha las experiencias de cada persona con tu producto y establece conversaciones, agradece las buenas críticas y reacciona a las malas, ofrece tu ayuda, informa, da sugerencias… Consigue que tus clientes se sientan importantes, que participen, crea un vínculo con ellos, una comunidad. Saber que detrás de una marca hay personas puede ser lo que marque la diferencia
  • Fidelizar: De que sirve venderme algo si después te olvidas de mí, lo más habitual es que existan ofertas o promociones para captar nuevos clientes pero que pasa con los que ya tienes. No pido que me regales nada, pero si que te acuerdes de mí, que tengas de vez en cuando un detalle (no necesariamente tiene que ser material) puede ser una felicitación por mi cumpleaños o un interés por mi satisfacción con tu producto o servicio, hay muchas formas de cuidar a tus clientes y todas ellas aumentarán la fidelidad hacia ti, dejando de ser un cliente para convertirse en un fan. Recuerda que lo más difícil no es conseguir un nuevo cliente, es mantenerlo

Todo esto, por supuesto, tiene que ir acompañado de un producto o servicio de calidad, en caso contrario por mucho que te esfuerces no tendrás los resultados deseados

Te puede interesar:  Evolución del Marketing de contenidos

¿Que opináis? ¿Tenéis alguna otra sugerencia?

photo credit: Karl Hab via photopin cc

Jordi López García

Apasionado y autodidacta, titulado en un programa avanzado de Marketing Digital y Móvil, además de diferentes cursos adquiriendo conocimientos de Marketing en Redes Sociales, Community Management, SEO y Usabilidad.